Jawa Tekken 250

MARCA: Jawa

MODELO: Tekken 250

Desde mediados de la década del 50, Vicente Martínez se dedicó a dar servicio de posventa a las motos Jawa en Argentina. Posteriormente su hijo Roberto, en 1977 y con sólo 15 años, comenzó a ensamblar las Jawa que importaba Skoda Platense. Sin embargo, los cambios en las políticas comerciales argentinas cesaron la importación en 1982. Recién 10 años más tarde comienza nuevamente la importación de Jawa en Argentina y Roberto arranca como director del Servicio técnico Jawa-CZ de Argentina, para luego ser designado único representante para América Latina por la compañía de República Checa.

En el año 2000 se dejaron de importar las motos de dos tiempos debido a la crisis y la devaluación puso a las motos producidas en Europa a precios inalcanzables para nuestro público. Así es como en el año 2006 nace la compañía FAMSA (Fabrica Argentina de Motovehículos Sociedad Anónima), actualmente propiedad de la familia Martínez y presidida por Roberto. En el 2007 se comenzaron a importar motocicletas producidas en China, bajo la marca comercial Jawa. Desde entonces se fueron sumando modelos de 200, 250, 350, 600, 650, y 660 cc. Hoy dentro de FAMSA conviven dos marcas: Jawa y RVM, que continuarán conviviendo e identificando a diferentes modelos.

A favor

Diseño poco visto

Lista de accesorio de serie

Comodidad para piloto

En contra

Prestaciones modestas

Sin caballete central

Potencia faro delantero

CALIFICACIÓN
1
  • Seguridad
  • Vida a Bordo
  • Performance
  • Manejo
  • Performance
TOTAL

MARCA: Jawa

MODELO: Tekken 250

Si tuviéramos que decir a qué segmento pertenece, podríamos clasificarla como una doble propósito con cualidades turísticas gracias a la larga lista de accesorios con los que cuenta de serie.. En otras palabras, una moto correcta para el día a día, con aptitudes para enfrentar viajes de largo aliento por nuestras rutas y con licencia para un fuera de pista también.

El instrumental de retroiluminación azulada y completamente digital ofrece toda la info necesaria (velocidad, tacómetro, nivel de combustible, marcha engranada, odómetro total y parcial, y hora) pero quizá con caracteres algo pequeños. La curvatura del manillar aporta a la descansada postura del piloto, ya que los brazos lo encuentran de manera muy natural. Los comandos en las piñas son de calidad y tacto promedio, y no produjeron fallas durante la prueba. Los espejos, que a priori pueden resultar pequeños, son fáciles de regular y ofrecen una destacada visión de lo que nos precede. Los cubrepuños ya mencionados son también de serie y encuentran su utilidad al pisar la ruta.

VIDA A BORDO
1
  • Posicion de manejo
  • Asientos delanteros
  • Asientos traseros
  • Espacio interior