noticias |

AC4: Motor y prestaciones

DÍA 2: El impulsor de la AC4 es un motor ya conocido por nosotros y que la marca utiliza para la línea VC, tanto en la naked como en la deportiva Prova.

La decisión de incorporar una mecánica ya probada no es caprichosa y responde a que Gilera apostó por un motor que conoce muy bien y que, según la marca, no ha reportado problemas por lo que confían en su robustez y durabilidad.

Se trata de un monocilindrico de 223 cc, bastante cuadrado en las dimensiones del cilindro (65,5 mm diámetro x 66,2 mm carrera), OHC de 2 válvulas, carburado, arranque solo eléctrico y refrigerado por aceite. Con 17,7 CV de potencia y 17,2 Nm de par a 6.000 rpm despliega la mejor de sí en el final del cuentavueltas, con una respuesta para nada despreciable en bajos y medios.

¿Querés COMPRAR una GILERA AC4 al mejor precio? Dejá tus datos acá

Es un motor que quizá resigna algo de prestaciones pero que devuelve una suavidad de funcionamiento que habla por sí mismo de un estudiado balanceo interno y una correcta puesta a punto. Las contenidas vibraciones, por tratarse de un “mono” de origen chino, avalan lo antedicho; haciéndose solo presentes y sin ser escandalosas a altas rpm. En este sentido, y aunque en Gilera no nos lo confirmaron, se percibe una mejor aislación de las vibraciones que en las VC (naked y deportiva), seguramente gracias a mejorados puntos de apoyo del motor.

Recordemos que esta Gilera AC4 encuentra su ámbito natural en la ciudad y el perfil de usuario al que se apunta con este producto no está detrás de prestaciones deportivas. Dicho esto, la velocidad final está en el orden de los 115 km/h y la consigue con relativa facilidad gracias al correcto escalonamiento de su caja de 6 marchas de corto y preciso accionamiento. En cuanto a consumo, registramos una media de 4 lts para recorrer los 100 km, lo que redondea una autonomía muy superior a los 300 km gracias a su tanque de 15,5 lts.