noticias |

Beta Zontes V310: manejo

Se impulsa mediante un moderno monocilíndrico de 312 cc, DOHC de 4 válvulas, inyección electrónica Delphi y refrigeración líquida. El chasis es nuevo y los frenos aprueban con creces.

Según declara fábrica la potencia se sitúa en los 35 CV a 9.500 rpm y el torque en 30 Nm a 7.500 rpm, cifras lógicas y acordes para un mono de esta cilindrada al que no le interesa ir “todo trabado” o levantando temperatura como una caldera. Lo mejor de sí lo entrega pasado el medio régimen, pero se nota desde pasado el ralentí una progresividad en la entrega que lo convierte en un impulsor muy dócil y agradable para el uso urbano. Respecto al diseño general de este bloque, podemos mencionar la alta relación de compresión de 12,5:1, el cilindro de aluminio, el sistema de doble bomba de aceite (combinado con el chasis que colabora en la refrigeración del aceite mediante una canalización) y el eje de balancín del árbol de levas.

Un aspecto que critiqué oportunamente y que me pareció el punto “flaco” de este impulsor fue el de las vibraciones percibidas, sobre todo en los pedalines y por encima de las 7.000 rpm. Desconozco y no me supieron informar si el motor recibió alguna revisión al respecto o bien los apoyos del motor, pero la realidad es que la V310 se siente más serena que sus hermanas de saga. No sería raro pensar en algún tipo de “ajuste” por parte del fabricante, más sabiendo que la “V” fue la última en “salir del horno” por lo que pudo haber recibido las “enseñanzas” que dejaron el resto de las versiones.

Con esta mejora en las sensaciones, este “mono” ofrece un funcionamiento muy prolijito, suave a bajas rpm y con una buena dosis de deportividad en lo más alto del tacómetro. La velocidad máxima registrada de marcador es de 165 km/h y se consigue con relativa facilidad. El comando de caja es preciso y el escalonamiento de sus 6 marchas colabora de buena manera con el motor para brillar. La V310 se ve beneficiada por la incorporación de un embrague antirrebote, haciendo menor el torque negativo al momento de las reducciones. El consumo medio obtenido en conducción mixta está apenas por encima de los 4 litros para recorrer el centenar de kilómetros, augurando así una destacada autonomía gracias a los 15 litros de capacidad de tanque.

La parte ciclo fue específicamente desarrollada para la V310, con un nuevo chasis de acero, nuevas geometrías y nuevo basculante de dos brazos y nervaduras a la vista. Asociado al nuevo basculante se pueden observar un juego de amortiguadores hidráulicos con regulación en la precarga de sus resortes, dejando de lado así al monoshock presente en el resto de la gama. La nueva suspensión trasera cuenta con un recorrido más amplio del que uno espera, pero se la siente “seca”, sin progresividad. Por el lado de la horquilla, que sigue siendo invertida, podemos observar un lanzamiento mayor que lógicamente incide en la distancia entre ejes que se vio incrementada. Esta nueva configuración de parte ciclo le resta un poco de lo “ratonera” que puede ser cualquiera de sus hermanas, pero compensa con un bajo peso en orden de marcha, de tan solo 157 kg.

Respecto de los frenos, es para destacar el equipamiento y funcionamiento del ABS Bosch 9.1M de doble canal. Obviamente discos en ambos ejes, con pinza de pistón doble y simple, delante y detrás respectivamente. El freno delantero ganó en diámetro de disco (ahora de 300 mm) y se ve reflejado inmediatamente en su mordiente. Buenas sensaciones ofrecen los neumáticos CST de origen chino, de un compuesto blando y muy buen grip tanto en seco como en mojado y por una pisada trasera más que interesante: 180/55-17”; tremenda rueda que no afecta negativamente la ligereza ni entorpece en la rapidez de reacciones, brindando apoyos seguros y un tacto deportivo que se agradece.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: