noticias |

Concesionarios de Motos, ¿por qué no ofrecen esta solución a los clientes?

Te contamos por qué los concesionarios no ofrecen esta solución a los clientes que buscan adquirir una moto 0km.

Comprar una moto 0km, en Argentina, no es cosa de todos los días para el 90% de los mortales. En mayor o menor medida, dependiendo de lo puntilloso que sea el usuario, el proceso para definir nuestra próxima moto (o la primera) está lleno de variables a tener en cuenta.

Concesionarios de motos no ofrecen esta solución

Tipo de moto de acuerdo a nuestros gustos y necesidades, ergonomía, marca, garantía, post venta, precio, disponibilidad de stock, son solo algunos de los aspectos que el comprador debe evaluar para terminar por decidir cuál será su próxima compañera de dos ruedas.

Te puede interesar
Adquirir motos 0km online: ¿Cómo es el plan de Mercado Libre?

Todo este análisis previo deberá hacerse basado en opiniones, conceptos y puntos de vista ajenos, como puede ser mirando distintos test/review de medios especializados, motoblogeros o influencers, o, en el mejor de los casos, escuchando la opinión de algún amigo y/o conocido que sea propietario de la moto en cuestión.

Entonces, terminamos por definir nuestra próxima moto gracias a la opinión de terceros (no siempre calificados o totalmente objetivos) y, también, analizando y comparando números fríos de una ficha técnica. ¿Está bien esto? No está tan mal porque podemos extraer datos como consumo y autonomía, velocidad crucero, equipamiento de serie, diferencia entre versiones (en caso de haberlas) y posicionamiento frente a sus rivales, etc. Pero, ¿es esto suficiente?

Concesionario motos en 48 cuotas

La verdad es que no y se puede mejorar sustancialmente ¿Cómo? Sencillo, con la disponibilidad de unidades de test drive para que el usuario pueda sacarse todas las dudas que todavía tenga por sí mismo.

Te puede interesar
El motor más potente de origen chino es una realidad: ¿de qué arquitectura y cantidad de cilindros lo imaginas?

La moto es el vehículo que más interactúa con los sentidos, por lo que las sensaciones a bordo son un aspecto más que importante. Alguno me dirá que afloje con el romanticismo y que las motos son también para trabajar, y es cierto, entonces que mejor para ellos que poder probar la comodidad/ergonomía (por solo nombrar un ítem) del vehículo en el cual estarán todo el día sentados de acá para allá.

Por supuesto que hay cuestiones “más finitas” que uno se da cuenta con el tiempo y que terminarán de confirmar si hizo una buena compra o no, y si esa moto se ajustaba a sus necesidades reales. Pero contar con la posibilidad de probar nuestra próxima moto antes de comprarla debería ser algo que, como consumidores, deberíamos exigir.

Te puede interesar
10 grandes fiascos del motociclismo

Concesionario motos en 48 cuotas

Hay marcas que ya lo entendieron así, y si bien no cuentan con unidades para test drive en todos sus concesionarios, las poseen en los puntos de ventas más importantes de esa región o bien organizan eventos de pruebas de modelos en diferentes locaciones itinerantes.

También hay marcas que les “sugieren” a sus concesionarios la disponibilidad de estas unidades de prueba, sobre todo cuando se trata de modelos recién lanzados al mercado y que es imperioso que la gente conozca y tenga en cuenta.

Te puede interesar
Resumen semanal: Honda, Kawasaki, Ducati y mucho más

Obviamente nosotros lo pensamos desde el lado “comprador” del mostrador, pero es una realidad que contar con motos de prueba para el concesionario es un atractivo y un valor agregado muy importante, que sin duda el usuario tendrá en cuenta a la hora de poner sus pesitos en la compra de una moto. Es un win-win (todos ganan) que le llaman.

Motos en 48 cuotas

Desde ya que tener motos de 15 mil dólares o más como test drive, para el concesionario, es una inversión enorme y tampoco lo podrían justificar con volumen de ventas de esos modelos; aunque también es cierto que en otros mercados sí los disponen. Pero bueno, entrar en esas comparaciones tampoco tiene mayor sentido ya que las realidades de los mercados son bien distintas, aunque (con cuantos “aunque” y “peros” tenemos que lidiar) con el precio que pagamos en Argentina una moto podríamos exigir que venga Valentino Rossi a entregárnosla.

Dicho esto, no resulta descabellado que las marcas y sus concesionarios busquen la forma de articular estas acciones, que en definitiva se traducirán en ventas y fidelización de clientes. Como ya dijimos, entendemos y somos conscientes que no es viable patentar modelos maxitrail (por nombrar algún segmento costoso), pero si hacerlo con modelos de hasta 300/500 cc.

Para no hacerla larga, hagamosnos respetar como consumidores y valoremos a aquellos empresarios que ponen a disposición motos para que podamos probar antes de comprarlas y nos asesoren de la mejor manera. No compremos nada, ni un par de guantes, en aquellos lugares donde pareciera que nos están haciendo un favor. Que el mercado de la moto abandone esa “informalidad” que, todavía presenta en algunos aspectos, es responsabilidad también nuestra.