noticias |

¿Una moto eléctrica con motor «V10»?

Las motos eléctricas se caracterizan por sus beneficios para el medio ambiente, pero no por su sonido emocionante. Al menos hasta ahora...

En el mundo de las motos eléctricas, uno de los aspectos que ha generado cierta controversia entre los entusiastas es la falta de sonido característico de los motores de combustión interna. Sin embargo, un nuevo prototipo promete cambiar esta percepción. Se trata de un innovador modelo que combina lo mejor de ambos mundos, ofreciendo un sonido que se asemeja tanto a una moto tradicional como a un «potente automóvil equipado con un motor V10». Veamos en qué consiste esta nueva propuesta y cómo podría revolucionar la industria de las motos eléctricas.

El sonido, un elemento clave

El sonido de un motor es una de las características más emblemáticas y reconocibles de estos vehículos. No les mentimos cuando decimos que el ruido generado por los bloques despiertan muchas emociones, desde el reconocible dos tiempos hasta el rugido de un 4 cilindros, ya que el sonido ha sido parte integral de la experiencia de conducción durante décadas.

Moto electrica con V10

Sin embargo, con la llegada de las motocicletas eléctricas, este elemento distintivo se ha perdido. Claro está que se trata de motores pensados para no quemar combustible y disminuir a cero las emisiones contaminantes, pero es cierto que toda la emoción de excuchar el escape a medida que giramos el puño derecho se desvanece en este tipo de motos.

Te puede interesar
¿Cómo es la nueva moto eléctrica del diseñador de Benelli y de MV Agusta?

La nueva moto eléctrica revolucionaria

La moto eléctrica en cuestión ha sido desarrollada por un equipo de dos ingenieros alemanes apasionados que buscaban recrear la esencia del sonido de las motos de gasolina en un vehículo completamente eléctrico. El resultado es un sistema de sonido artificialmente generado que emula el rugido de un motor V10, conocido por su potencia y resonancia única.

Hablamos de Metorbike, un ciclomotor eléctrico con un diseño muy elegante, basado en la estética café racer, y que incorpora un sistema de sonido que permite elegir entre varias opciones de motores. 

Moto electrica con V10

revista lamoto digital

Es clásica y moderna al mismo tiempo: pantalla digital, piloto trasero, intermitentes integrados, colín de madera, sillín cosido a mano y unos puños a juego. Desde el apartado de diseño, realmente es única en su estilo y genera una sensación futurista mezclada con un viaje al pasado con solo verla.

Te puede interesar
CFMoto lanzó sus primeras motos eléctricas fabricadas en Argentina

Pero la clave de esta moto eléctrica está en lo que les falta a todas las eléctricas: el sonido del motor. Esta lo tiene, y es muy fidedigno (o al menos eso podemos apreciar en el vídeo). Para ello utiliza un módulo de sonido de red de área de controlador (CAN) que imita una de motor de combustión interna.

Pero eso no es todo, porque viene con un pack extra: el multi-sonido, que por un precio extra permite acceder al sonido del motor de coches con propulsores V6, V8 y V10. Quizá quede un poco raro en una moto, sobre todo teniendo en cuenta que el rendimiento no alcanza a 10 CV.

Te puede interesar
Así permitirá BMW modificar la postura de manejo a gusto del piloto: ¿En qué motos?

La potencia declarada de esta moto es de tan solo 9,3 CV, y su batería tiene una autonomía declarada de unos 60 km (extraíble y con un peso de 12 kg). Además, utiliza componentes de otras motos: horquilla invertida de una Aprilia RS 125, llantas de rayos cruzados y frenos sólo en la rueda delantera. Ofrece una altura del asiento de solo 770 mm y un peso total de 76 kg (con batería integrada), suficientes para alcanzar los 50 km/h de máxima.

Moto electrica con V10

Precio y disponibilidad

Solo habrá 50 unidades de la Metorbikes Founders Edition, disponibles en Alemania a 7.749 euros cada una (sin contar impuestos). Sí, el precio es hasta ridículo, pero genera risas el pensar que alguien -obviamente, algún millonario aburrido- seguramente compre esta moto para divertirse jugando con el sonido de un V10 en una moto que, a duras penas, te puede llevar de casa al trabajo.