noticias |

Norton Motorcycles, al borde de la quiebra

El fabricante de Donington entra en manos de una consultora y encara tiempos muy complicados para la supervivencia de la compañía.

Según informan distintos medios británicos, Norton ha cambiado de manos después de no poder hacer frente a una deuda adquirida en los últimos años con la agencia tributaria que llega hasta las 300.000 libras (unos 353.000 euros). En las últimas semanas habían sucedido rumores sobre la compañía encarando tiempos muy duros, su CEO, Stuart Garner desaparecía de redes sociales y el perfil de la empresa se volvía privado.

Metro Bank ha asignado a Lee Causer, de la consultoría belga BDO, la reestructuración de la compañía para salvarla de la extinción. Causer declaraba a Business-Live: «Como administradores conjuntos, nos encargaremos de dar todos los pasos para asegurarnos que clientes, empleados y proveedores tengan apoyo durante todo el proceso. Nuestro trabajo ahora es determinar y ejecutar la mejor estrategia, tan rápidamente como sea posible, para protegir el interés de los acreedores. Ahora mismo estamos evaluando la posición de cada compañía para decidir con todas las opciones disponibles y tomar el camino más conveniente».

Norton comunicó a los medios semanas atrás que esta deuda estaría cubierta en su mayor parte gracias la desgravación fiscal por inversión en investigación y desarrollo, unas 135.000 libras por los más de 13 millones invertidos en los últimos años. De hecho, la deuda original ascendía hasta las 600.000 libras pero aproximadamente la mitad de la misma ya había sido cubierta.

Según cuentan en Motorcyclenews, Norton había sufrido para producir y entregar la cantidad de Norton V4 SS y RR vendidas. Habían conseguido vender todas las ediciones limitadas a más de 50.000 euros pero la cadena de producción sufrió para poder fabricar el modelo estándar. Mientras tanto, Norton continuó con sus planes y en 2017 anunciaron modelos de 650cc más asequibles, en forma de Atlas Nomad y Ranger por un precio de algo más de 10.000 euros. Modelos de los que a pesar de existir modelos de prueba, todavía no han podido entrar en producción al no haber conseguido Norton llevar a cabo la extensión de su fábrica en Inglaterra.

Lo cierto es que Norton, de cara al público, había apostado muy fuerte por un producto muy interesante y por una presencia digna en competición, donde había contado con pilotos como Josh Brookes, John McGuinness o el road racer más rápido del mundo, Peter Hickman con la Norton Superlight, un modelo Supersport prometedor.

Stuart Garner se había hecho cargo de la empresa en 2008, en manos de Kenny Dreer, y aunque había pasado por momentos difíciles los nuevos acuerdos alcanzados con fabricantes asiáticos parecían poner a la fábrica británica en la buena dirección.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *