noticias |

Probó una Yamaha deportiva en el trabajo… ¡y lo premiaron!

El empleado de seguridad de un concesionario Yamaha fue captado por las cámaras de seguridad probando una deportiva, pero no lo castigaron.

Cuando las motos te gustan, no hay nada que te frene. Cuando una moto en especial te atrae, no hay límite que no cruzarías por subirte a ella. Eso es lo que pensó el guardia de seguridad de un concesionario Yamaha en Perú al ver una R125 en exposición, y al parecer es un modelo que le gusta mucho.

Probo una Yamaha en el trabajo

Pero el empleado no sólo se subio y nada más, sino que llevó todo a un escenario más lejano: la prendió e incluso dio unas vueltas por el salón del concesionario. Se dejó llevar completamente, y desde acá lo bancamos porque todo salió bien. ¿Quien no quiso subirse a esa moto que te encanta cuando pasaste por un salón de ventas?

Te puede interesar
Honda Twister 250: ¿por qué es deseada a pesar de todo?

Durante el turno de noche y con el concesionario completamente vacío, este vigilante parece olvidarse de que había cámaras vigilando (algo que de seguro él sabía), y aprovecha para inspeccionar la Yamaha R125, encenderla y recorrer el salón de ventas. Eso sí, cuando termina su travesura, se despide de la moto y hasta limpia el piso para no dejar ningún rastro. Todo un apasionado de guante blanco.

Probo una Yamaha en el trabajo

¿Cómo reaccionaron sus jefes? ¿Lo habrán castigado? Para nada, todo lo contrario. Durante la presentación de otro modelo de Yamaha, sus superiores aprovecharon para comentar el hecho (que ya es viral y en Tik Tok acumula más de 500 mil reproducciones) y llamarlo al frente de los espectadores.

Te puede interesar
La jugada de Yamaha: ¿Nuevo motor para la MT-09?

Lejos de regañarlo, ocurrió un momento que Jorge, nuestro travieso guardia de seguridad, jamás olvidará: Yamaha decidió regalarle unas cuantas clases de pilotaje profesional y un préstamo para comprar una moto. ¡Nada mal!

Probo una Yamaha en el trabajo