noticias |

Robos de motos, ahora vergüenza nacional: el caso de los viajeros colombianos

Una pareja colombiana que recorría el continente en dos ruedas fue víctima de un violento robo en el que le sustrajeron todo lo que tenía.

Siguen los robos de motos. Parece una broma. No paran. Desde acá gritamos al menos una vez por semana. Las juntadas de moteros se propagan. El tema tiene amplia visibilidad. Pero claro, tenemos los dirigentes que tenemos. No los que nos merecemos, como dice esa frase cargada de extrema mediocridad.

Lamentablemente nos vemos obligados a volver a pronunciarnos sobre esta bazofia y nos gustaría no tener que escribir más al respecto. Sin embargo, sentimos que desde este espacio tenemos alguna cuota de visibilidad, poder o capacidad de ayuda que al menos sirve para que los reclamos no mueran en la nada y para que alguien, algún día, se haga eco y solucione este problema (entre todos los que tiene este país) de una vez por todas.

Robo de motos a colombianos

Esta vez la víctima fue una pareja de viajeros colombianos que se encontraba recorriendo el continente. Hasta que los parásitos inefables que forman parte del hampa de la Argentina detuvieron (momentáneamente) su objetivo.

Te puede interesar
Harley-Davidson lanza su línea Apex Factory para viajar con estilo

El viaje de Andrés y Johana, truncado por delincuentes

La pareja salió de Colombia con la intención de recorrer todo el continente. Vendieron casi todas sus pertenencias para comprar la moto y el equipamiento con el que lo harían. El vehículo elegido fue una Honda XRE 300 que se puede identificar perfectamente porque nunca ingresó a la Argentina para su comercialización. Es diferente a la que se ve por estos pagos. Y hasta tiene otra patente…

Robo de motos a colombianos

 

Te puede interesar
Aprilia amplía su gama de scooters con esta bestia total

Llevaban 8 meses viajando. Anduvieron por Ecuador, Perú, Brasil, Paraguay, Uruguay y finalmente recalaron en nuestro hermoso país, que hoy lamentablemente está gobernado y dominado por delincuentes de diferentes tipos y olores.

Eran alrededor las 8 de la noche sobre la Panamericana Ramal Escobar, a la altura de Garín. Ya lo sabemos todos: ese horario y la expresión zona liberada son sinónimos. Parece que la policía y los dirigentes no saben (o no quieren saber) lo que nosotros sí. A Johana y Andrés los interceptó una moto (de cilindrada a media a grande, como siempre) y se llevaron la suya, más todo el equipaje que traían para su travesía. Contarlo indigna.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de SerMoteros (@sermoteros)

¿Para qué roban las motos?

La realidad es que nos encantaría poder responder la pregunta de este subtítulo. Pero esta vez, con un modelo inexistente en nuestro país, la realidad nos supera. Se dice que algunos acuden a los robos para vender los repuestos, otros para comercializar la mismísima moto en esos nefastos grupos de Facebook a los que ya hicimos alusión tantas veces, otros para prenderla fuego, otros para correr picadas…

Te puede interesar
Ducati Diavel V4 2023: nuevo motor, menos peso y el diseño agresivo de siempre

¿Leen lo alocado que suena todo? Bueno, así estamos. Y como siempre, nos acostumbramos. Pero podemos terminar con eso, manifestándonos como se manifiesta cualquier parásito que quiere mamar de la teta del Estado y termina siendo escuchado. Ah, claro, probablemente los que defendemos nuestros bienes (y nuestra vida) no representemos votos.

Robo de motos a colombianos

¿Cómo ayudar a Andrés y Johana?

Por suerte, con la vergüenza a cuestas, los buenos (los que en definitiva son –somos-) mayoría, se dispusieron a ayudar a la pareja colombiana para que en principio pueda recuperar algo de todo lo perdido en el robo y, por qué no, soñar con continuar el viaje que interrumpió la peor lacra que hoy nos avasalla. El alias de la cuenta para depositar dinero de colaboración es danieladavila.bru.

Hoy, mientras viven de prestados en una Argentina en la que están varados, Andrés y Johana aún conservan la esperanza de continuar con su viaje y aseguran que “ustedes (los argentinos) no tienen que disculparse. Esta problemática sucede en todo el mundo y sobre todo en Sudamérica. Lo que más nos gustaría es continuar con nuestro viaje; soñamos con recuperar la moto, aunque sabemos que el equipaje sería muy difícil”.

Te puede interesar
Royal Enfield Interceptor 650: consumo, ergonomía y prestaciones en ruta

Robo de motos a colombianos

Suena bastante indulgente sabiendo todo lo que sí pasa en el Conurbano Bonaerense. Lo cierto es que dan ganas de pedirles perdón. Al menos en nombre de los que trabajamos día a día para construir una nación en la que al menos podamos vivir tranquilos. Está claro que no nos referimos a estos delincuentes apañados. Y mucho menos a la clase dirigente.