noticias |

Así son las nuevas Suzuki V-Strom 1050 y 1050 XT

Las nuevas viajeras de Suzuki ahora con toque vintage que recupera algunas de las líneas más populares de los años 80.

Parece que la corriente vintage continúa su curso llegando a géneros que, hace unos años, hubieramos considerado imposibles. Pero especialmente desde que pudimos ver el primer prototipo de la Moto Guzzi V85 TT y el impresionante impacto que tuvo en la audiencia, parece que el usuario extraña algunos de los elementos que protagonizaban los diseños allá en los años 80.

Allá en 1988, Suzuki rompía el molde utilizado en la producción de las motos del creciente segmento trail y optaba por una máquina que buscaba respuesta a bajo y medio régimen con una potencia máxima de 50 cv. Pero quizás la característica que más llamaría la atención, y quizás por la que seguramente la recordarás, es por su particular frontal en forma de pico, con carenado extendiéndose hasta hacer las funciones de guardabarros delantero.

¿Cuáles son los cambios?

Esta generación de V-Strom consiste en un paquete de mejoras pero también de componentes totalmente nuevos que marcan la diferencia respecto a los modelos anteriores. La mayor novedad viene en el apartado electrónico, puesto que Suzuki ha montado una unidad SIRS (Suzuki Intelligent Ride System) para hacer posible todo tipo de asistencias al pilotaje.

Además del control de tracción (tres modos) y el asistente en bajos que ya se ofrecían en la V-Strom actual, ahora podremos elegir entre varios distintos modos de conducción, hacer uso del ABS en curva y, en el caso de la edición XT, contaremos con avances como el asistente en cuestas, sistema de frenos combinados o el control de crucero. Todo ello posible por la inclusión de un acelerador «by-wire», que permite todo tipo de ajustes milimétricos en el comportamiento del gas.

Y, obviamente, la otra gran novedad no puede ser otra que el lavado de cara, dotándola de unas líneas que recuerdan a lejana hermana, la Dr 750. Por si fuera poco, para acompañar a esas líneas, se han ideado una serie de decoraciones que parecen recién sacadas de una edición clásica del Rally Dakar.

Además se actualizó y puesto a punto su propulsor de 1.037 cc para cumplir con la Euro5 y entregar más potencia (hasta 106 cv a 8.500 vueltas), revisado la entrega de potencia del mismo, montado iluminación LED para los faros delanteros y traseros, y mejorado el sistema de anclaje de las maletas, así como la forma en la que se muestra la información en la pantalla de instrumentos. Otros tantos componentes se han visto igualmente beneficiados, por ejemplo el radiador ha crecido y utiliza un nuevo sistema de refrigeración de aceite.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: