noticias |

Análisis: nueva BMW R 1250 GS (parte 1)

Por más que no sea la más potente ni la más liviana de su segmento, continua su reinado mirando a su competencia desde un escalón más alto.

Año tras año BMW Motorrad mejora sus cifras de ventas y una de las responsables de este crecimiento continuo sin duda es la mayor de la saga GS en sus versiones “normal” y Adventure. Además de que la gran GS es un fenómeno social, también es cierto que las maxitrail han ganado cuota de mercado poco a poco y cada vez son más los usuarios que las eligen. Por este motivo, desde hace ya unos años es el segmento que cuenta con un mayor número de incondicionales en el extenso mundo de las motos de alta cilindrada.

El secreto de este éxito se debe a que sirven para muchas cosas, consiguiendo puntuar alto en todo tipo de ambientes asfálticos, incluyendo la ciudad. Además, sorprenden muy positivamente a la hora de apretar el ritmo y de practicar una conducción alegre. También tratan bien al pasajero y pueden recibir cargas elevadas con maletas e incluso baúl. Tampoco hay que olvidar que permiten circular por pistas de tierra a ritmos más o menos rápidos dependiendo de cada modelo y de los neumáticos que monten.

Por estos motivos ofrecen un abanico muy amplio de posibilidades y sus usuarios son muy diversos, con edades que comienzan en torno a los 30 años y que no se sabe muy bien dónde acaban. Por todas estas virtudes, está claro que las maxitrail son ahora mismo las motos más completas del mercado y para las grandes marcas es muy importante tener presencia en esta categoría. Además, no se contentan con una sola versión, ya que la mayoría ofrece distintas variantes desarrolladas sobre una misma plataforma.

Ante tan variada y bien preparada competencia, en BMW Motorrad son conocedores de que no se pueden relajar en lo más mínimo y para mantener su hegemonía han preparado la nueva R 1250 GS empujada por un inédito motor bóxer de 1.254 cc. Además de un incremento de 84 cc con respecto al anterior propulsor de 1.170 cc, anuncia 136 CV y sus tapas incluyen un sistema de distribución variable bautizado como BMW ShiftCam. A la vista, las nuevas tapas y unos colectores que quedan más recogidos bajo el motor nos advierten que estamos ante el nuevo bóxer. También la remodelada carrocería, con un “pico de pato” más estilizado y afilado hacia delante, y unas tapas laterales simplificadas distinguen a la nueva R 1250 GS, que de serie monta el grupo óptico delantero con tecnología LED y luz de visión diurna, un elemento que en la versión anterior era opcional.

Con respecto a la parte ciclo, las características se mantienen inalteradas. Sin embargo, en el tren delantero encontramos una novedad que atañe a las pinzas de freno, ahora firmadas por la firma estadounidense Hayes Performance Systems.

No es la más potente, ni la más liviana, ni tampoco la más accesible económicamente hablando, pero la gran GS marca las pautas a seguir en el segmento de las maxitrail y año tras año se mantiene como la más vendida de la categoría a pesar de los esfuerzos de la competencia por restarle protagonismo. Además, la alemana no solo es la reina de la clase, sino que en muchos mercados importantes y en más de una ocasión, también consigue encabezar las listas de patentamientos.

Aunque la historia de la popular “GS” comienza en 1980 y se pueden escribir muchas cosas importantes de la mayoría de las distintas versiones que han existido desde entonces, está claro que la versión “de agua” y cárter único marcó el inicio de una nueva etapa cuando llegó al mercado en 2013. Además de incluir un nuevo y más compacto motor bóxer dotado de refrigeración líquida y muchas novedades en la parte ciclo y en el apartado estético, también fue la primera en montar unos neumáticos más anchos de los que se utilizaban hasta entonces en su categoría, en medidas 120/70-19” y 170/60-17”. Gracias a esta novedad, la R 1200 GS dio un gran paso adelante y otras maxitrail hicieron lo mismo después para intentar seguir su estela.

Aquella R 1200 GS tuvo que adaptarse en 2017 a la Euro4 y entonces recibió algunos retoques, pero nada comparado con el gran paso adelante que ha dado ahora. Los 11 CV extras que anuncia el nuevo propulsor no solo se traducen en más potencia a alto régimen, si no que gracias a la distribución variable, la respuesta en “medios” es claramente mejor y también empuja con más fuerza desde bajo régimen, además de hacerlo siempre de una manera más suave y regular.

Probablemente debido a un motor aun no demasiado rodado, la potencia máxima en nuestro banco se ha quedado cerca de los 124 CV, una cifra que convierte a esta BMW en la GS más potente de la historia. Para realizar este análisis, BMW Motorrad nos ha cedido una R 1250 GS “accesorizada” al máximo. Además del acabado HP que incluye decoración Motorsport, motor acabado en negro, asiento Rallye, llantas de radios y pantalla Sport, también ha venido equipada con los paquetes Confort (colectores cromados, puños calefaccionados, control de presión de neumáticos y cubrepuños), Touring (Dynamic ESA, preinstalación de navegador, control de crucero y llave de proximidad) y Dinamyc (DTC, asistente de arranque en pendiente, intermitentes LED, asistente de cambio “Pro”, modos de conducción “Pro” y ABS “Pro”).

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: