noticias |

Concesionarias de motos suspenden entregas y pedidos hasta nuevo aviso

Te contamos qué pasa con los concesionarios y por qué suspendieron las entregas y los pedidos. Mirá los detalles.

Algunas concesionarias de motos están avisando a compradores que quedan momentáneamente suspendidas las entregas de vehículos de dos ruedas y los pedidos debido a la crisis económica. El endurecimiento del cepo, salto del dólar blue, estiramiento de la brecha y falta de repuestos, las principales razones que agudizan la crisis del sector.

motos usadas Honda Yamaha Bajaj

Desde ayer algunos rubros comerciales están cerrados o trabajando de manera limitada. Y uno de ellos es el de los bienes durables, el cual incluye a las motos.

La crisis del sector afecta a todos los actores

A través de las redes sociales y WhatsApp, como así también en los propios negocios físicos, diferentes empresas que venden motos y repuestos han emitido mensajes como “suspendidas las ventas hasta nuevo aviso”, “cerrado por inventario”, “no sabemos a qué precio vender”, etc.

Te puede interesar
Resumen semanal: Honda, Kawasaki, KTM y más

Motos precios dólares

revista lamoto digital

De hecho, hay quienes se han sumado el lunes a una suerte de feriado comercial, ante la imposibilidad de conocer con exactitud el valor del dólar o de referencia para ofrecer productos. Sin embargo, los días transcurren y el problema, lejos de cesar, persiste.

En este contexto, a los importadores se les dificulta notablemente adquirir autopartes y repuestos debido a las restricciones a las importaciones que rigen actualmente. A su vez, los distribuidores cuentan con menores piezas para repartir, las concesionarias y negocios una menor oferta y los usuarios no consiguen lo que necesitan. O sí, pero con demora o a un precio muy superior.

Te puede interesar
La 353 no sería la única Harley-Davidson «china»: así son los modelos, con motor CFMoto, que está desarrollando la dueña de Benelli

Repuestos de motos

Mantener o remarcar precios, la cuestión clave

“Nadie vende nada hasta que el dólar no se estabilice”, afirmó un importador y distribuidor, en lo que es una expresión que explica lo que les sucede a miles de comerciantes. ¿Por qué? Porque en un contexto en el que el dólar está 270 pesos, pero aumentando o disminuyendo a cada hora hace que sea imposible determinar cuál es el precio ideal o punto de equilibrio entre la compra y la venta.

Te puede interesar
Salón Moto 2023: el circuito Super Enduro promete ser la máxima atracción del evento

Justamente por ello, muchos importadores, fabricantes y vendedores prefieren aguardar en lugar de arriesgarse a mantener el precio de la semana pasada (o aumentarlo muy poco) y luego terminar perdiendo.

Planta Honda Campana

Incremento de demanda, la contracara de la situación

Así como los importadores y vendedores suspenden ventas y entregas, los compradores e interesados en encargar motos o solicitar un cambio de pieza sienten la necesidad de hacer exactamente lo contrario; es decir, comprar cuanto antes para anticiparse a fuertes aumentos o –lo que a veces resulta aún peor- faltantes de stock.

Te puede interesar
Resumen semanal: Honda, Yamaha, KTM y más

Como si fuese poco, tanto a compradores como vendedores tampoco los ayuda observar lo que ocurre en otros sectores; por ejemplo, cosmética, informática, higiene y limpieza, indumentaria, construcción y todos los que necesitan importar.

Planta Honda Campana

Cabe destacar que el sector de las motos es uno de lo que más padece el recrudecimiento de la crisis. Esto se debe –tal lo descrito anteriormente- a una demanda que venía en aumento y que implica actualmente y por defecto mayores adquisiciones de vehículos y autopartes.

Te puede interesar
Harley-Davidson 2024: ¿se vendrán las mini Pan America y X210?

El cambio de ministro de economía, inflación que nuevamente se acelera, limitaciones y el contexto político y social son algunas de las tantas razones que explican el fenómeno. La suspensión de entregas y pedidos por parte de las concesionarias continuará en los próximos días y no existen certezas que vislumbren un escenario mejor en el corto plazo.