noticias |

Todo en motos puede mejorarse: motor, diseño, ¿espejos?

Todo puede ser desarrollado y mejorado, aunque parecía que los espejos de la moto no requerían ese trabajo. Bueno, para Honda sí.

Honda nos tiene acostumbrados a intentar mejorar cada aspecto de sus motos. Postura de conducción, rendimiento de sus motores, diseños, todo lo lleva un nivel más allá en cada patente que presenta, pero francamente esta vez estamos sorprendidos. La firma del ala desarrolló nuevos espejos retrovisores para sus motos, y podrían debutar muy pronto.

Honda patente nuevos espejos

Parecía que los espejos no tenían tantas vías de mejorar sus desarrollos, a pesar de ser un elemento clave para la circulación diaria. Sin embargo, cuando uno se enfoca en estos componentes descubre que en realidad los hay de muchas formas, tamaños y hasta diversos tipos de agarre al manillar. En este caso, Honda tomoó nota de esto y puso manos a la obra.

Te puede interesar
Dos Kawasaki muy especiales llegan a EEUU para revolucionar el mercado

Aunque el surgir de los sensores y las cámaras retrovisoras podría sugerir que eventualmente reemplazarán a los espejos por completo, la simplicidad y versatilidad de un espejo es difícil de superar. Las cámaras y pantallas tienen problemas relacionados con los diferentes niveles de luz y su campo de visión fijo que no permite aumentarse con sólo mover la cabeza. Si a eso le sumamos el bajo costo de una pieza de vidrio reflectante y una serie de problemas legislativos con respecto a las cámaras, los espejos serán un objeto inamovible. Entonces, ¿por qué no modernizarlos?

En este sentido, la patente de Honda muestra un diseño renovado que, en lugar de montar los espejos de manera tradicional, lo hace directamente a la horquilla justo por debajo del cristo. De esta manera, quedan por debajo del manillar y podrían abarcar un mayor campo de visualización con respecto a los clásicos.

Te puede interesar
Bajaj da el golpe: ¿se viene su primera Adventure?

Honda patente nuevos espejos

revista lamoto digital

El diseño tiene tres beneficios clave, explicados en el documento de patente. El primero, y el más importante, es el de una mayor visibilidad. Aunque los espejos que cuelgan debajo del manillar no son una idea nueva (hay muchos espejos en los extremos del mismo en el mercado), el reflejo de estos espejos está por debajo del nivel de los brazos y los codos, por lo que la vista no está obstruida.

El segundo tiene que ver con la aerodinámica. Dado que no es necesario colocar los espejos lo tan hacia los lados para ver alrededor de los brazos y los hombros, se pueden montar relativamente hacia el interior. Honda explica en los documentos que moverlos hacia la línea central de la moto significa que las fuerzas aerodinámicas que actúan sobre los espejos tienen menos influencia en la dirección.

Por último, pero no menos importante, al estar montados casi al centro de la moto reducen la inercia introducida por el peso de los espejos, lo que mejora la sensación y la respuesta de la dirección. Si bien el peso de los espejos no es sumamente considerable, es cierto que se notará un cambio en la respuesta del manillar.

Te puede interesar
La «Kawasaki del futuro», rodando a plena vista: ¿cómo es la nueva Ninja?

Honda nuevos colores

Ahora bien, ¿cuál será la primera Honda en estrenar estos nuevos espejos? Todo parece indicar que será la próxima CB1000R, de la cual se conocieron supuestamente algunos bocetos sobre su desarrollo y parece ser el nuevo modelo de la casa del ala. Entonces, la próxima generación de CB1000R, que será una máquina de rendimiento mucho mayor que la versión actual, bien podría ser la plataforma de debut para la idea del espejo suspendido que se muestra en la nueva patente de Honda.