noticias |

La KTM RC 8C es muy rápida tanto dentro como fuera de la pista

KTM anunció, hace pocos días, el lanzamiento de su nueva RC 8C inspirada en las unidades de Moto2 y marcó un logro único. Mirá.

La semana pasada, KTM había anunciado la creación de la RC 8C, una nueva moto de competición en la que había estado trabajando en secreto y que tiene especificaciones similares a las que compiten en el mundial de Moto2, la segunda categoría del MotoGP.

La noticia en torno a ese modelo de pista que sacó KTM la semana pasada es que las 100 unidades que la marca puso a la venta el pasado 22 de julio se agotaron en menos de 5 minutos, y muchos otros compradores se quedaron a las puertas de obtener su moto.

Te puede interesar
KTM sorprendió a todos con una nueva moto de pista

KTM RC 8C 2022 en circuito

Además, 25 de los 100 que lograron hacerse con una RC 8C podrán asistir al evento de Red Bull KTM Factory Racing y pilotar junto a Dani Pedrosa y Mika Kallio, pilotos oficiales de la escudería, en el circuito de Jerez.

Tal y como habíamos informado en la nota lanzamiento de esta KTM RC 8C, cada uno de los 100 afortunados recibió un kit oficial provisto por la empresa austríaca que contiene un juego adicional de llantas Dymag (delantera y trasera), discos de freno delanteros y trasero, caballetes de paddock delantero y trasero, calentadores de neumáticos y una alfombra KTM Race.

KTM RC 8C 2022 acción en movimiento

Detalladamente, equipa un motor bicilíndrico LC8 de 889 cc DOHC de 8 válvulas, capaz de generar 128 cv de potencia máxima a 9.250 revoluciones asociado a una transmisión con embrague antirebote y Quickshifter.

Además, incorpora un chasis multitubular de acero al cromo molibdeno que se complementa con una horquilla de cartucho cerrado WP APEX PRO 7543 de 43 mm adelante y un amortiguador WP APEX PRO 7746 con regulador de precarga atrás.

Te puede interesar
KTM atrae todas las miradas a su nueva RC 8C 2022 con características de Moto2

KTM RC 8C 2022 frontal motos a la par en circuito

Por su parte, el sistema de frenado está a cargo de dos discos de freno de aluminio flotantes de 290 mm con pinzas Brembo Stylema en la rueda delantera, y una pinza Brembo trasera de dos pistones con un disco también flotante de 230 mm montado directamente en el buje.

A un valor de 35.000 euros por máquina, el precio que KTM había fijado para cada una de las 100 unidades, la marca logró facturar 3.500.000 euros  en tan sólo cuatro minutos y treinta y dos segundos.