noticias |

La Honda CBR1000RR más extraña que vas a ver: ¿supredeportiva o un simple scooter?

Esta personalización cruzó todo límite: lograron meter el motor de una Honda CBR1000RR en el chasis de un simple scooter. Mirá el resultado.

Cuando la creatividad y la ingeniería se unen, surgen proyctos como el que hoy merece una página. Hablamos por supuesto de la transformación de un Honda Ruckus en un auténtico monstruo de 200 CV, equipado con el motor de una CBR1000RR. Sí, alguien puso el motor de una Fireblade en el cuerpo de un scooter de 50 cc y creó una auténtica bestia de potencia y descontrol.

Motor Honda CBR1000RR en scooter Ruckus

El Honda Ruckus: Más que un Scooter

Para entender la magnitud de este experimento, primero debemos comprender qué es el Honda Ruckus, o como se le conoce en algunos lugares, el Zoomer. Este vehículo es una mezcla única entre un scooter, una tabla de skate y una mini moto. Su diseño minimalista y su aspecto fresco lo convierten en un objeto de deseo para quienes buscan algo fuera de lo común.

Te puede interesar
Con la mira en el Honda ADV350: así se recalienta este polivalente segmento

Lo que hace aún más atractivo al Ruckus es su precio asequible. En otros mercados, este peculiar vehículo se vende por menos de 3,000 dólares. Pero para los apasionados de la personalización extrema, incluso el Ruckus original no era suficiente.

Una Modificación Extrema

Los intrépidos entusiastas de Grind Hard Pumbling Co se han ganado una reputación por llevar las modificaciones de motocicletas al límite. Sus proyectos anteriores incluyen un triciclo impulsado por un motor de una ZX-10R y una Hayabusa transformada en una moto de nieve. Sin embargo, su última hazaña ha llevado la extravagancia al extremo.

Te puede interesar
¡Se filtró la nueva Aprilia! Así será la nueva Tuareg 660

Motor Honda CBR1000RR en scooter Ruckus

revista lamoto digital

Decidieron tomar un Ruckus de 50 cc y reemplazar su motor original con el de una Honda CBR1000RR, una superbike con más de 200 CV de potencia. ¿La razón? Tal vez no haya una razón lógica. Pero eso es precisamente lo que hace que este proyecto sea tan fascinante.

La transformación de un Ruckus en lo que Grind Hard Pumbling Co ha llamado la «CBR1000RR Repsol Edition Ruckus» no fue tarea fácil. Primero, tuvieron que enfrentarse al desafío de hacer que el motor de la CBR1000RR encajara en el chasis del pequeño scooter. Esto implicó cortar y modificar el bastidor del Ruckus para lograr un ajuste perfecto.

Te puede interesar
El scooter más deportivo lo hizo de nuevo: así es el Vespa GTV 2023

El Futuro del Monstruo de 200 CV

A pesar de las dificultades técnicas, los resultados son sorprendentes. La estética atractiva del Ruckus se mantiene prácticamente intacta, a pesar de la incorporación de un motor CBR1000RR que multiplica varias veces la potencia original. El meticuloso trabajo de diseño en el programa CAD y las habilidades de soldadura necesarias demostraron ser cruciales para llevar a cabo este proyecto audaz.

Motor Honda CBR1000RR en scooter Ruckus

Aunque el proceso de transformación ha llegado a una etapa avanzada, todavía queda trabajo por hacer. El siguiente paso es poner en marcha este scooter único en su clase y llevarlo a la calle. Ver un scooter de 180 CV con motor de Honda CBR1000RR en acción será, sin duda, un espectáculo impresionante y una verdadera utopía sobre ruedas.

Te puede interesar
Ducati Streetfighter V4: fecha de salida y datos oficiales

Otro proyecto similar: una Honda Monkey de 4 cilindros

Las minibikes, segmento que integra la Honda Monkey, son motos pequeñas naturalmente, divertidas y caracterizadas por su maniobrabilidad, pero no tanto por grandes motores ni una potencia arrolladora. En realidad, son motos más apuntadas para principiantes y quienes busquen diversión asegurada.

Honda Monkey con motor 4 cilindros

Sin embargo, para el famoso preparador norteamericano Boris Bob Guynes una Honda Monkey puede significar un sin fin de oportunidades. Por ejemplo, hace algunos meses se subastó en Estados Unidos una de sus tantas creaciones: una Honda Z50 con motor tetracilíndrico, una verdadera reliquia.