noticias |

Praga ZS 800: motor Kawasaki + arte clásico

Cuando se junta el auténtico arte del diseño clásico y un motor Kawasaki, el resultado es esta Praga ZS 800. Conocé cada detalle de la neoretro.

Para quienes no la conozcan, Praga es una marca de origen checo que lleva más de 100 años fabricando motos aunque nunca se interesó por integrarse al mercado comercial. Su última moto es una muestra de su impronta: la fabricación de motos de colección que bien podrían ser catalogadas piezas de arte clásico. ¿Su nombre? Praga ZS 800.

Praga ZS800

En este caso, hablamos de una auténtica moto de los años 20 que homenajea a un modelo de la propia marca. La Praga ZS 800 hereda el motor de una Kawasaki W800 y le imprime esta estética europea que las motos solían mostrar por aquellos tiempos. Asiento bajo y semiflotante, acoplado al tanque triangular en forma de lágrima, junto a la estructura tubular cromada y el manillar ancho con faro circular son sus características que le dan esa belleza particular.

Te puede interesar
¿Deportiva o retro? Se viene una Yamaha XSR GP

El color azul intenso recubre a todo el titanio utilizado para crear cada una de las piezas de esta Praga ZS 800 : paneles, guardabarros, y manillar recurren a este resistente y liviano metal, mientras que otros detalles están fabricados en fibra de carbono y acero al cromo-molibdeno -chasis-. Por ejemplo, el carbono aparece en las llantas que simulan ser de rayos cruzados, para emular a las ruedas de la Praga BD 500 de 1920.

Praga ZS800

revista lamoto digital

A pesar de su magnífico acabado como obra de arte, la Praga ZS 800 también anda bastante bien y le ofrece al piloto una sensación de conducción maravillosa, según la firma. Praga promete una «capacidad emocionante para tomar curvas» con una distribución de peso de 50:50.

Te puede interesar
Pequeña Retro, Yamaha presentó la XSR155

Las llantas de rayos de carbono son exclusivas y pesan 14,8 kg cada una, incluidos los frenos. Ah, ya que los mencionamos, utiliza para frenar un sistema de tambores hidráulicos en ambas ruedas, que desde ya no admite ninguna intrusión del ABS. Bien a la vieja escuela.

Praga ZS800

La horquilla delantera esculpida es posible gracias al mecanizado en cinco ejes y al acero al cromo molibdeno. Dentro de la horquilla se encuentra la suspensión Öhlins totalmente ajustable con un muelle de titanio, y detrás se recurre a un monoshock también Öhlins, que actúa entre el extremo trasero del asiento y un soporte en el chasis. El depósito de combustible llega acabado con una cubierta de carbono forjado.

Todos los materiales tienen un enfoque ligero, como el escape de titanio. Cada Praga ZS 800 requiere más de 300 horas de mecanizado y los guiños a su antecesora incluyen un velocímetro integrado en la parte posterior del faro -tecnología LED presente, vale aclarar-, todo en forma circular para no perder la impronta. Tanto trabajo, claro, genera dos cosas: que la tirada sea sumamente exclusiva -sólo se fabricaron 28 unidades-, y que su precio sea de 100 mil euros.

Praga ZS800

¿Por qué es tan cara? Bueno, según la marca, en su producción existe una combinación de últimos procesos de producción y el empleo de materiales resistentes y ultraligeros, lo cual encarece su precio. Además, argumenta Praga, una moto como esta no tiene valor cuantitativo. Con entregas a partir de mediados de 2023, la Praga ZS 800 es una máquina tanto para coleccionistas como para entusiastas de las motos que deseen tener en su garage una auténtica pieza de colección, que podrá disfrutar de vez en cuando.

Te puede interesar
Yamaha lanzó una serie limitada de 100 unidades, ¿de qué modelo se trata?

Praga ZS800 Praga ZS800 Praga ZS800 Praga ZS800 Praga ZS800