noticias |

Suzuki GSX 1100 S Katana: el ícono que cumple 42 años

En 1981 Suzuki revolucionó la historia de las deportivas con una moto que superaba los 230 kilómetros por hora. La historia de la mítica Katana.

Suzuki siempre fue una marca revolucionaria a la hora de jugarse con modelos que rompan el molde con respecto al mercado. Este concepto aplica para cualquier momento de la línea de tiempo. A principios de los ’80, época dominada por nakeds de altísima cilindrada, lo único que parecía importar era quien lograba el motor más rápido.

Suzuki Katana

Y otra vez fue Suzuki quien logró lo inimaginable: una moto deportiva con un semi-carenado que superó los 230 kilómetros por hora y a todas las marcas que se animaran a competirle por entonces. Se trató de la GSX 1100 S Katana y fue el inicio de una saga que se extendió con éxito a lo largo de los años. Hoy este ícono cumplió 42 años y vale la pena repasar su performance, que aún enamora a los nostálgicos.

Te puede interesar
Motos como banderas, la última tendencia de las inteligencias artificiales

Estilo de la Katana de 1981

Estéticamente, la Suzuki GSX 1100 Katana dio un salto novedoso. Si bien se trataba de una naked, su aspecto era futurista para la oferta de aquel tiempo. Los expertos la consideran la primera naked moderna. Un pequeño semi-carenado, diseñado en el túnel de viento, le daba un toque futurista y la aeridinámica necesaria para soportar toda esa potencia que entregaba.

Suzuki Katana

revista lamoto digital

Lucía casi como una punta de flecha, con un tanque que no ocupaba mucho espacio y un producto final que curiosamente era casi igual al prototipo presentado antes de la producción en serie. En síntesis: era tan perfecta al primer intento que así se dejó. Con el objetivo de hacerla más sencilla y ligera, el carenado, el propio tanque, el faro delantero y el asiento se fusionaban en una óptima simetría.

Te puede interesar
Triumph y James Bond: una relación histórica se festeja a lo grande

Performance general de la Suzuki GSX 1100 S Katana

La Suzuki Katana de 1981 pesaba 272 kilos y entregaba 110 CV a 8.500 rpm. De esa manera fue la primera moto de producción en serie en superar los 230 km/h. Hasta ese momento, sólo Kawasaki con sus KZ se atrevía a llegar cerca de esa barrera. En lo que concernía a la parte ciclo, poseía un doble disco delantero y uno simple en la parte posterior, con una suspensión de horquilla telescópica adelante y dos amortiguadores clásicos de todas las naked de la época atrás.

Suzuki Katana

Tanto su chasis como su motor pasaron por las manos detallistas de equipos de diseño japoneses que tenían el claro objetivo de hacer una moto más dinámica. Y si bien la parte ciclo era lo que menos importaba en la época (la virilidad de las marcas se medía parácticamente sólo en el motor), sus parámetros para la potencia que había que domar estaban mucho más que bien.

Te puede interesar
¿Se viene una Benelli 400RR o se trata de otra italiana?

Legado de la Suzuki Katana

El rápido éxito de esta moto hizo que Suzuki tuviera que aumentar su producción y crear variantes en otras cilindradas: 750, 650, 400, 250 y 125cc. El rango nos permite ver que la marca registrada de su nombre fue incluso un impulso de marketing para atravesar varios segmentos. Las Katana se transformaron con el tiempo en super-deportivas, dentro de las que se pueden recordar fácilmente las GSX y GSX-R (las famosas Gixer) de los ’90.

Te puede interesar
Yamaha relanzó dos de sus motos más importantes: ¿Cuáles son y qué cambios tienen?

Suzuki Katana 2022 ambiente

Y ya estamos haciendo referencia a vehículos que superaban los 300 kilómetros por hora. Hoy el legado sigue vivo y, si bien la versión actual no se trata de una de las motos más codiciadas del mercado, el respeto por su historia hace que tampoco sea un objeto cuestionable. Precisamente esa historia comenzó en aquel lejano 1981 de motores picantes. Y si se mantiene viva es, seguramente, porque rompió con los estándares establecidos.