noticias |

Técnica: Suzuki GSX-R1000R

¿Qué tiene de diferente la 1000 de la firma japonesa?

Suzuki es la única firma japonesa que no participa en el Mundial de Superbike ni de manera oficial ni apoyando a ningún equipo privado. La GSX-R1000 dispone de dos versiones, la estándar y la GSXR1000R. En ambos casos el motor es el mismo y se distinguen por detalles. La principal diferencia de la Suzuki con respecto al resto de las motos de la categoría era, hasta ahora, la inclusión de su sistema de distribución variable denominado SR-VVT. Hoy BMW lo integra también y es probable que en un futuro cercano la mayoría de los motores de alta cilindrada y prestaciones necesiten incluirlo para cumplir las estrictas normas de emisiones, consumo y ruido para homologarse.

El sistema de Suzuki funciona variando el calado del árbol de levas de admisión. En su corona de transmisión se ha instalado un sistema centrífugo con una docena de bolas que, al aumentar el régimen, se desplazan hacia el exterior, girando el calado del árbol. Para que regrese a su posición, se cuenta con un par de platos de presión cuyas características, junto al peso de las bolas, determinan el régimen de giro en el que cambia el calado, que se realiza de manera progresiva. El sistema de distribución de la Suzuki, además, cuenta con balancines intermedios entre las levas y las válvulas para reducir el peso de los elementos en movimiento, y permitir regímenes de giro más altos.

En realidad, aunque el motor de la última GSX-R1000 mantiene una arquitectura similar a los anteriores, su diseño es completamente nuevo, incluidas las cotas, que permitieron reducir su tamaño. Su chasis está basado en el de la MotoGP, que desde su nacimiento ha tenido en el chasis una de sus mejores armas. El ingeniero Etsuo Yokouchi, que dirigió el desarrollo de la nueva moto, se centró en compaginar motor y chasis. En 2019 las Suzuki se van a mantener inalteradas. Solamente incluirán modificaciones menores, como el cambio del protector del silenciador y la llegada en la versión R con latiguillos metálicos y un sistema de anclaje del basculante que permite modificar su altura.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: