noticias |

Y salió nomás, con ustedes la Kawasaki Z H2 sobrealimentada

Al contrario de lo que se puede imaginar, de una moto dotada de un motor comprimido, que no es otra cosa que esté únicamente al alcance de grandes pilotos, la Z H2 ha sido desarrollada con la filosofía de poder ser utilizada por un amplio abanico de conductores, ya que su motor dispone de una potencia espectacular, pero al mismo tiempo de una tremenda facilidad de utilización. Es una moto que se puede utilizar cada día en cualquier lugar gracias al control de su potencia por medio de la electrónica.

La Z H2 también tiene un nuevo chasis diseñado en esta dirección, con suspensiones dotadas de diferentes reglajes y una minuciosa investigación en cada uno de sus detalles para optimizar la funcionalidad y reducir el peso.

El motor deriva del empleado por el resto de los modelos sobrealimentados de la serie H2 con una potencia máxima de 200 CV. Se trata de un tetracilíndrico en línea refrigerado por agua con 998 cc, distribución DOHC y cuatro válvulas por cilindro, que es capaz de regularse hasta en el menor detalle ya que dispone de un ajuste del par motor electrónico que actúa a través del encendido y la inyección, pero también de las características del diseño de la admisión y el escape, y del empleo de un acelerador electrónico. Los ingenieros han trabajado especialmente en la suavidad de la respuesta, trabajando sobre los ajustes electrónicos y el diagrama de distribución.

Otro punto fundamental ha sido el sistema de escape, que tenía que ayudar a que la moto fuese homologada bajo la normativa Euro5, y que carece de marmita, lo que permite emplear un catalizador más grande y conductos más largos en los que se mezclen mejor los gases de los diferentes cilindros. Junto al trabajo en la válvula de mariposa, la nueva longitud permite mejorar los regímenes medios y lograr una aceleración más suave en cualquier rango de régimen.Kawasaki Z H2 14

Un aspecto en el que se ha incidido mucho es en el peso y el volumen, con el depósito de gasolina de 19 litros lleno, la moto pesa 239 kg. El motor de las H2 es muy pequeño porque no emplea intercambiadores para refrigerar el aire de admisión, y la lubricación del compresor y del resto del motor se realizan el mismo circuito con una sola bomba. El compresor tiene 69 mm de diámetro con 12 palas mecanizadas en un centro CNC de 5 ejes, para asegurar la máxima precisión de la pieza de aluminio forjado, los pistones cuentan con el mismo sistema de fabricación que el resto de la familia con unos segmentos que reducen las pérdidas por fricción.

Las válvulas de escape son bimetal, con la seta en Inconel, que asegura la máxima resistencia a elevadas temperaturas y la caña en acero. Se ha estudiado cada componente, y, por ejemplo, la caja de aire es metálica para aumenta la disipación de calor y soportar una presión de hasta 2 bar, minimizando la turbulencia del gas de entrada y permitiendo no tener que emplear un intercambiador de calor en la admisión. Para lograrlo también se ha diseñado un conducto de entrada de aire con un área tres veces superior a la del compresor para asegurar que siempre hay presión suficiente de entrada.

Kawasaki Z H2 5

La refrigeración es también uno de los aspectos fundamentales en un motor sobrealimentado, y en la Z H2 se ha cuidado mucho este terreno. Hay cámaras de refrigeración alrededor de la cámara de combustión y tanto el compresor como su sistema de transmisión se refrigeran con aceite mediante inyectores, algo que también está presente en los pistones y el las piezas que componen la transmisión.

La caja de cambios, al igual que en otras H2 funciona con un sistema de accionamiento diferente al habitual, con anillos desplazables para engranar cada relación de cambio, en vez de engranajes desplazables, que reduce el peso y hace más suave su accionamiento. El asistente electrónico de cambio en ambos sentidos es de serie y el embrague dispone de un sistema para evitar bloqueos en las retenciones.

Kawasaki Z H2 1

Un aspecto en el que la nueva Z H2 está a la última es la electrónica, tanto la de gestión como la de asistencia a la conducción, todo gestionado con la ayuda de una IMU Bosch de seis ejes. El motor incluye tres modos de conducción: sport, road y rain, el sistema de control de tracción KTRC con tres modos seleccionables para elegir el grado de deslizamiento, que se controla con un análisis de predicción que logra un funcionamiento casi imperceptible con una frecuencia de sólo 5 milisegundos, y trabajando tanto sobre el encendido como la apertura del acelerador. Ahora tiene memoria y la moto arranca en el modo que se seleccionó previamente.

Hay también tres modos de potencia que ofrecen el 100% de la disponible, el 75% o el 50%. La Z H2 dispone también de un sistema de ayuda en las salidas que previene no sólo el levantamiento de la rueda delantera, sino el deslizamiento excesivo de la trasera, y que impide que el motor suba de las 6.250 rpm cuando el embrague está accionado, desconectándose a 150 km/h. También está presente un sistema de control de velocidad.

El sistema KCMF controla el funcionamiento global de la moto en las curvas mediante un exhaustivo trabajo modelando el software que incluye acciones sobre el control de tracción, el de levantamiento de la rueda delantera, el frenado, que tiene un sistema de ABS con funcionamiento en curva que trabaja no sólo para evitar el bloqueo de las ruedas sino también para controlar en hundimiento delantero y levantamiento trasero así como las oscilaciones trabajando sobre la presión en cada tren y evitando cambios bruscos de estas.

 

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: