noticias |

Una Yamaha MT-10, de 165 CV ¡a más de 250! ¿Cómo lo hizo?

Esta historia es de las que nos gustan. ¿Cómo pasa una Yamaha MT-10 de sus 165 CV de serie a superar los 250 caballos? Te lo contamos.

La serie MT de Yamaha siempre fue una de las preferidas entre los amantes de las motocicletas naked y en específico la MT-10 se ha destacado como la más potente de esta emocionante gama, pero parece que para Cassy Gkyde sus prestaciones no eran suficientes así que logró subirle 100 CV de potencia. La MT-10 de Yamaha de serie entrega hasta 165.9 CV, pero cuando entra en juego un turbo Garret de Extreme Creations se llega a alcanzar la cifra de 260 CV, transformando a esta moto en una verdadera bestia.

Te puede interesar
Aprilia trabaja en una nueva bomba: ¿vuelve la RS250?

Yamaha MT-10 2022 presentación oficial

Al principio, la MT-10 de Cassidy llegó al taller de Purpose Built Moto con problemas en el motor, evidenciando signos de sobrecalentamiento y agujeros en los pistones. Este fue el punto de partida para un proyecto ambicioso que transformaría la ya potente MT-10 en una verdadera bestia de la carretera. El equipo de Purpose Built Moto, especializado en modificaciones de alto rendimiento, se embarcó en una revisión completa del diseño. Entre las modificaciones clave se encontraba la instalación de un turbo Garrett de Extreme Creations, lo que aumentaría la potencia de la MT-10 en aproximadamente 100 caballos de fuerza, llevándola a unos impresionantes 260 CV.

El trabajo no se limitó solo al aumento de la potencia. El equipo realizó ajustes fundamentales en el diseño, corrigiendo problemas de sobrecalentamiento y reforzando el motor para garantizar un rendimiento confiable. Se mejoró la admisión con un nuevo filtro de aire situado estratégicamente, se ajustó la relación de compresión y se implementó una válvula de descarga externa para esos ruidos distintivos del turbo.

Te puede interesar
TVS lanzó su RTR edición limitada: así es la «Apache Race Performance»

Además, se llevó a cabo una ingeniería inteligente para mantener la legalidad en la carretera. Se diseñó un intercooler personalizado montado en el lado izquierdo de la motocicleta para proporcionar una refrigeración eficiente, incluso en condiciones de tráfico lento.

Yamaha MT-10

revista lamoto digital

El resultado fue asombroso. En las pruebas, la MT-10 turboalimentada generó 230 caballos de fuerza en la rueda trasera con el DB Killer instalado. Al retirar el DB Killer, la potencia se disparó aún más, alcanzando los impresionantes 260 caballos de fuerza en la rueda trasera. Cabe destacar que se optó por ajustar ligeramente la potencia para garantizar la confiabilidad, pero la posibilidad de sintonización adicional permanece abierta para aquellos que buscan aún más rendimiento.

Te puede interesar
Motor KTM y casi 140 CV para la sorprendente Kramer GP2-890RR

En resumen, la Yamaha MT-10 de Cassidy Glyde se ha transformado en una máquina única y monstruosa que combina elegancia y potencia extrema. Un testimonio del ingenio y la dedicación de los especialistas de Purpose Built Moto, esta MT-10 turboalimentada redefine los límites de lo que es posible en el mundo de las motocicletas naked.

Yamaha MT-10