noticias |

Cuál elegir: ¿XR 190L o CB 190R?

Comparamos comportamiento urbano, consumos, respuesta de los motores, suspensiones y mucho más de las dos 190 de la marca del ala.

La CB 190R es apta para pilotos hasta talla media (los que la superen, la notarán “justita”). Cabe mencionar su acotada altura de asiento con solo 771 mm. Además de contar con pie lateral de apoyo, trae de serie caballete central. Una vez sobre ella podremos observar un cuadro de instrumentos completamente digital, en tono azulado, que brinda la siguiente data: velocidad, tacómetro, medidor de nivel de combustible, hora, y km total y parcial. Sobre el cuadro digital se ubican los testigos luminosos. Todo el conjunto es de rápida y sencilla lectura en cualquier condición de luz, y solo podemos reprocharle la falta del indicador de marcha engranada.

Los semimanillares son robustos y tienen una altura adecuada para no forzar la postura de conducción. Los comandos (con retroiluminación) en las piñas son de la calidad, tacto y funcionamiento que uno espera de una Honda. Los espejos de forma pentagonal se regulan rápidamente y ofrecen una correcta visión de lo que nos precede.

Mirá la prueba completa de la CB 190R

En lo que respecta a la XR 190L, está clarísimo que se trata de una moto de orientación urbana que gracias a su concepción on-off permite ciertas licencias para divertirse por caminos secundarios. Sin olvidarse de esto y para aquellos que no sean especialistas del barro y necesiten algo más robusto y potente, con la XR 190 podrán divertirse a lo grande en una pista o camino rural, de esos que nos llevan a descubrir lugares increíbles.

Mirá la prueba completa de la XR 190L

La XR está basada en la conocida 150, básicamente en lo que a chasis y suspensiones se refiere. Con esta exigente prueba pudimos corroborar la robustez estructural y de suspensiones, pese a lo simple y básico de su desarrollo. Los 161 mm de recorrido de la horquilla y los 147 mm del monoshock fueron más que suficientes para que no encontremos sus topes incluso en los saltos más acusados. Con respecto al freno trasero, si bien me hubiese gustado que tuviera un poco más de poder y hubiera preferido un disco en esta 190 (que lógicamente repercutiría negativamente en su precio), el desempeño del tambor de 110 mm en uso urbano es suficiente y acompaña de buena manera al disco simple de 240 mm.

Por el otro lado, la CB sí trae disco trasero. Adelante es justo lo que se busca en una moto así: suficientemente potente pero sin llegar a tener el riesgo de bloquear la rueda gracias a su excelente progresividad y docilidad. Atrás es bastante efectivo. Si bien se puede bloquear con bastante facilidad, una vez familiarizados es dosificable y responde positivamente.

El impulsor que monta la CB 190R es un monocilíndrico de 184 cc, inyección electrónica (PGM-FI denominado por Honda), distribución OHC, 2 válvulas y enfriado por aire. La potencia declarada de 15,8 CV a 8.000 rpm junto con la velocidad máxima registrada por nosotros de 125 km/h (donde se hace presente el corte de encendido) puede dejarnos a priori gusto a poco y algo por detrás de sus competidoras directas. Decimos a priori porque luego de rodar varios días con ella comenzamos a valorar otras virtudes del eficiente motor: ausencia de vibraciones a cualquier régimen (gracias a un doble balanceador en el cigüeñal), inmediatez en la respuesta al abrir gas desde bajas rpm, una zona media del tacómetro muy divertida y un contenido consumo. La cifra verificada por nosotros es de poco más de 3 litros de combustible para recorrer los 100 km, valor que con un correcto ablande y una conducción “eco” podremos seguramente mejorar aún más.

La velocidad punta la consigue rápidamente (trepa con determinación hasta los 110 km/h) gracias al correcto escalonamiento de su caja de solo 5 velocidades). La misma presenta un funcionamiento impecable corto y preciso, y es asistida por un embrague muy fácil de dosificar. En conclusión, ofrece un motor de velocidad final algo justa pero que brinda un funcionamiento general muy fino, y goza de una suavidad de marcha destacable además de una muy buena entrega de potencia desde bajas rpm.

La XR 190L comparte el  monocilíndrico que empuja a la CB 190R, pero que convenientemente dispone de patada de arranque además del arranque eléctrico. Con unos tres caballos y piquito por encima de la 150, la correcta cantidad de combustible inyectada según la demanda con la consiguiente eficiencia en el consumo es uno de los aspectos que debemos destacar de este moderno impulsor. En este aspecto pudimos relevar un consumo promedio, durante los 10 días de prueba, de “miserables” 2,9 lts para recorrer los 100 km. Con tan austero consumo y su tanque de 12 litros, la autonomía se dispara a los 400 km en los papeles; como para olvidarse del surtidor.

La velocidad máxima, según marcador, coquetea con los 120 km/h dependiendo del viento y la talla del piloto. Como dato, no pudimos llegar al corte de encendido en 5ta como sí sucedía en la CB190R a los 125 km/h. Para quienes usen la XR190L en viajes interurbanos y de fin de semana, les interesará saber que entre los 90 y 100 km/h mantiene un crucero sin sobreexigencias y con resto suficiente para sobrepasos.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: