noticias |

Yamaha vs Kawasaki: ¿es el origen de la guerra de las motos deportivas?

Las motos de ese estilo, tal y como las conocemos hoy, nacieron hace muchos años en Japón con modelos emblemáticos: Yamaha vs Kawasaki.

Si uno se detiene a mirar una moto deportiva de estos días, ya sea de Yamaha, Kawasaki o cualquier otra marca, encontrará rasgos muy característicos: su carenado, sus escapes, pisada ancha, líneas agresivas y una ergonomía que pide largas tiradas en autopistas y rutas a la máxima potencia posible. Lo increíble es que si miramos las motos del mismo segmento de diez años atrás, dichas características son prácticamente iguales.

Y las de veinte años atrás también. ¿Y las de treinta? Te contamos cómo y con qué modelos se inició una guerra de deportivas que todavía dura dentro de un segmento que parece no envejecer ni tener fin. Aunque podemos comenzar por el principio…

Te puede interesar
Honda Twister 250: ¿por qué es deseada a pesar de todo?

Yamaha vs Kawasaki motos deportivas

La introducción de la Yamaha FJ

Desandaba 1984 y las que se conocían como motos deportivas eran casi todas naked de grandes cilindradas. Cabe destacar que la actividad motera no estaba tan segmentada como hoy. Esos mismos vehículos también podían cumplir (y lo hacían) la función de touring perfectamente. En ese contexto, las CB de Honda, las KZ de Kawasaki, las GS de Suzuki y las RD de Yamaha, entre otras, dominaban una escena en que lo más importante para una moto eran la potencia y la cilindrada de su motor.

Yamaha tenía en la mira la próxima revolución: una moto deportiva totalmente renovada, con un chasis de doble viga, perimetral, de acero y aluminio. Éste le daba rigidez y una estabilidad que hasta ahí parecía costarles a todos los fabricantes. La marca de los diapasones tomó como punto de partida su vieja XS y le agregó soluciones al bloque: un carenado delantero completo, una ergonomía posicional que no hacía renegar la espalda del piloto y un motor de 4 cilindros en línea de 1.097cc y 16 válvulas cuyo par a cualquier rango de rpm (a cualquiera de verdad) parecía de una locomotora.

Te puede interesar
400 cc y 4 cilindros: la receta japonesa que reeditan los chinos

Yamaha vs Kawasaki motos deportivas

El mismo estaba refrigerado por aire y se alimentaba de dos carburadores Mikuni de 36mm en una transmisión de 5 velocidades. Todo ese combo fue la FJ 1100. Con ella, casi de casualidad, se creó una categoría nueva categoría: las deportivas de la nueva era. Sin embargo, lo que Yamaha también instaló con la FJ, dada su mencionada ergonomía, fue también una moto de turismo de altísima performance que alcanzaba los 240 km/h.

Para 1986, y con la gran recepción que tuvo la moto a nivel mundial Yamaha decidió aumentar la cilindrada a unos 1.186cc para subir su potencia de 125 CV a 130 CV, con pequeñas modificaciones en el carenado pero con esa presente y tan característica gama de rojos de la época (la más conocida: la que se combinaba con blanco). Las evoluciones del modelo (algunas con mejor comportamiento deportivo; otras más equilibradas) llegaron hasta 1996 y acabaron en los 1300cc. Pero volviendo a la época de su lanzamiento, hay que decir que Kawasaki sería el antagonista perfecto para esta saga. En otras palabras, el que se robaría el protagonismo.

Te puede interesar
Probó una Yamaha deportiva en el trabajo… ¡y lo premiaron!

Yamaha vs Kawasaki motos deportivas

GPZ 900 R: la que llegó para arruinar la fiesta

El furor por la Yamaha FJ1100 (y luego 1200) tuvo un enemigo muy claro desde el mismo 1984: La Kawasaki GPZ 900 R, que llegó para darle evolución a la denominación con un claro estilo similar a la moto de la otra marca japonesa. Algo más pequeña a simple vista, con un motor más comprimido, de 908cc (115 CV, poco menos que la FJ), 4 cilindros en línea, 16 válvulas y refrigeración por agua.

Una superbike con todas las letras: Todo montado sobre un chasis de acero y un sub-chasis de aluminio que sujetaba el asiento. Hasta aquí, prestaciones muy parecidas a su principal competidora. La lucha estaba pareja hasta que la GPZ tuvo un padrino que torció por completo la pelea a favor de Kawa: Tom Cruise. ¡Claro! La 900 R se volvió un objeto de culto en 1986 gracias a su aparición en la primera versión de Top Gun (que revolucionó hasta la estética de los jóvenes de la época). La misma moto aparece conservada por el personaje (Maverick) en la secuela lanzada este año.

Te puede interesar
Naked y carenada: así son las nuevas deportivas de KTM

Yamaha vs Kawasaki motos deportivas

A partir de allí, no hubo rival para este producto que pedía a gritos ser acelerada (alcanzaba una velocidad máxima de 243 km/h) y aunque en par motor perdía por poco con la FJ, el impulsor de esta 900 tenía una elasticidad también notable. Cabe destacar que fue la misma moto fue la que inició la saga de las Ninja, y con ella Kawasaki abrió una puerta que nunca más se cerró

Cómo siguió (Y sigue) la lucha

Por supuesto que Honda y Suzuki no se quedaron atrás y para fines de los ’80 y principio de los ’90 ya contaban con sus propios desarrollos: las recordadísimas CBR y GSX (y GSXR Gixer) respectivamente. Esa época fue la visagra hacia una guerra feroz que no se detuvo y copó tanto las calles como el mundial de motociclismo. Las japonesas (y algunas europeas) aún siguen batallando obsesivamente por fabricar la mejor deportiva. Pero todo comenzó con aquellas dos bestias que, observadas en retrospectiva, parecen no envejecer tanto (estéticamente, claro) en relación a lo que hoy ofrece el mercado. Mejor dicho: los años les pegaron de la mejor manera.

Te puede interesar
Honda retiró un histórico modelo de su catálogo

Yamaha vs Kawasaki motos deportivas