consejos |

Consejo: ajuste de resorte del amortiguador

Al ajustar el amortiguador, el resorte suele ser lo último que se verifica. Nos volvemos locos probando cuando lo principal es verificar, que la medida del resorte sea acorde a nuestro peso y hábitos de conducción. Ajustar este reglaje exige exactitud.

En una moto nueva, salvo que notes que el amortiguador cede con tu peso o que, por lo contrario, no tiene retorno, no hay que tocar el reglaje hasta que se la ruede un poco. Así se evitará trabajar dos veces… Los resortes que suelen venir de serie en las motos tienen una dureza para usuarios de peso medio, es decir, entre los 72 y 75 kg. Para saber cuál es el resorte adecuado para nuestro peso, debemos establecer la diferencia de medidas de longitud existente entre la suspensión estirada, es decir en reposo, y con el peso del piloto encima. En el manual de usuario de la moto se indica cuáles son estas medidas así como las del “recorrido muerto” que debe tener el resorte. Hay que tener en cuenta que estas cifras varían ligeramente cuando se trata de una moto con suspensión con bieletas o PDS. Es importante recordar que se necesita ayuda para hacer las mediciones mientras uno está sobre la moto. Asimismo, hay que realizar las mediciones con el equipo de piloto completo, la riñonera con las herramientas (en el caso de las motos de enduro) y con tres cuartos del depósito de combustible lleno.

Paso a paso:

  1. Moto elevada

Colocar la moto sobre un caballete para que la suspensión quede totalmente estirada. La moto debe estar con todos los accesorios que se usan habitualmente y no tener barro ni ningún otro tipo de peso extra.

  1. Medición

Hay que hacer una primera medición de la suspensión posterior estirada y apuntar el dato. También es necesario tomar una serie de puntos de referencia. Estos deberán ser exactamente los mismos para los siguientes pasos que vamos a explicar.

  1. Con piloto

Para realizar estas mediciones, es necesario que el piloto habitual esté sentado. Este no tiene que poner los pies en el suelo y tiene que tener todo el equipo que usa puesto (riñonera, herramientas, etc.). Una diferencia de 9 a 11 cm, con respecto a la medida tomada en el paso 2, indica que el resorte es el adecuado para nuestro peso y que está bien ajustado.

  1. Sin caballete

Repetir la operación con las dos ruedas sobre el suelo –la debe sujetar alguien– para verificar el “juego muerto”. Hay muchas opiniones al respecto, pero si la diferencia está entre 1 y 2,5 cm menos que la cifra del paso anterior las cosas van bien. Si se hunde más, el resorte es duro para tu peso…

  1. Marca de referencia

La clave de unas buenas mediciones es que siempre las tomemos entre las mismas referencias, ya que si nos desplazamos unos pocos milímetros entre mediciones, se puede ver falseada la cifra. En este caso para hacerlo más evidente pegamos una tira de cinta adhesiva en la aleta posterior.

  1. Insistimos… referencias

En este caso, la contra tuerca del tensor de la cadena es un buen punto de referencia. En este paso también marcamos en rojo el punto que tomamos de referencia. Sí, merece la pena perder un poco de tiempo en esto…

  1. Repetimos

Realizar todas las medidas por lo menos un par de veces seguidas; repetir los pasos 3 y 4. Es mejor si antes nos subimos en la moto y dejamos caer nuestro peso sobre el asiento varias veces para hacer trabajar las suspensiones para que la medida sea todavía más exacta.

  1. Herramientas

Si hay que modificar el reglaje, será necesario usar las herramientas. Este trabajo se puede hacer con vástago y martillo o con un par de llaves de media luna. Esta es la única forma para actuar sobre las tuercas de ajuste del resorte.

  1. Problemas de espacio

Si bien lo mejor sería emplear la llave de media luna, que marca mucho menos las tuercas que el vástago, generalmente no suele haber espacio suficiente para hacerlo. Si quisiéramos usarla, habría que desmontar el subchasis y el silenciador para llegar correctamente al amortiguador.

  1. Mazo y varilla

Aunque no es el sistema que más nos gusta, resulta más rápido que desmontar el subchasis. Para llevar adelante el procedimiento, hay que soltar la contratuerca, si la lleva, y tensar o destensar el resorte según convenga para ganar o perder precarga hasta alcanzar las medidas idóneas para nuestro sistema de suspensión.

  1. Tanteo

Hay que apoyar las manos sobre la zona central del asiento y presionar con fuerza hacia abajo para verificar que la suspensión se hunda en la misma proporción. Esto es importante porque se puede haber dejado perfecta la precarga del amortiguador y puede estar mal la de la horquilla.

12. Ajuste de altura

A veces para “nivelar” la moto hay que desplazar hacia arriba o hacia abajo las botellas de la horquilla sobre el plano de su tija superior. Si medís con el calibre como te mostramos, seguramente dejarás ambas a la misma altura.

 

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: