Royal Enfield Classic Desert Storm

MARCA: Royal Enfield

MODELO: Classic Desert Storm

Con más de 125 años de historia, la firma perdura en el tiempo con modelos muy tradicionales. La Classic es la muestra de esa fidelidad a las motos puras y nos muestra cómo eran las motos antes y cómo funcionaban. La familia Classic de Royal Enfield, en nuestro país, se compone por la 500 a secas, la “Chrome”, la “Battle Green” y la “Desert Storm” que ilustra estas páginas. Diferentes acabados de pintura, adornos y accesorios le imprimen una personalidad bien definida a cada una de ellas.

La propuesta de Royal Enfield con su línea Classic se diferencia por poner a disposición de los amantes de las motos clásicas una verdadera moto de posguerra y no un producto de solo apariencia retro. Lo más interesante es que gracias a un acotado costo de adquisición, permite a un amplio espectro de “presupuestos” tener en un destacado lugar del garage una verdadera moto clásica de estirpe británica.

¿Te interesa COMPRAR una Classic Desert Storm? Obtené la cotización La Moto dejando tus datos AQUÍ

A favor

Diseño clásico

Sencillez estructural

Inyección de combustible y ABS

En contra

Vibraciones

Frenada algo justa

Instrumental incompleto

CALIFICACIÓN
1
  • Seguridad
  • Vida a Bordo
  • Performance
  • Manejo
  • Performance
TOTAL

MARCA: Royal Enfield

MODELO: Classic Desert Storm

Para los que venimos de otros segmentos o gustos de motos y pretendemos entender y disfrutar de una Royal Classic debemos empezar por cambiar el “chip” para ponernos el casco. Subir y acomodar nuestro cuerpo a su “particular” ergonomía nos hará viajar en el tiempo. Espalda erguida, brazos bien abiertos y pedalines fijos (convenientemente revestidos en goma) y muy adelantados que dejarán nuestras piernas en un exacto ángulo recto son solo algunas de las características, por no nombrar la imposibilidad de juntar los muslos y acoplarnos al tanque, con las que tendremos que lidiar al principio y que luego disfrutaremos muchísimo.

Conseguir la cotización LA MOTO de Desert Storm

En nuestra Desert Storm el sillín del pasajero es un accesorio opcional, no obstante cuenta con sus respectivos pedalines. El asiento para el piloto, que es común en toda línea y solo varía los tapizados, es bien de la vieja escuela por su forma y por los resortes inferiores que ayudan a la comodidad, tal como sucedía en las motos de suspensión rígida. Cómodo y suficiente para traslados de corto y medio alcance. Sin embargo, todo el combo “posición de manejo” nos pasará factura y nos obligará a tomar un descanso para luego poder seguir viaje.

Al ponernos a sus mandos, los comandos en las piñas, de correcto tacto y funcionamiento, nos recordarán que se trata de una moto de factura actual. Apoyado sobre la carcasa del faro delantero –que oculta de manera muy prolija todo el cablerío del manillar– descansa en una posición casi horizontal el único marcador analógico destinado al velocímetro y que incluye el odómetro total. En el mismo cuadrante, los clásicos testigos luminosos que, como en toda moto antigua solo se dejan ver de noche, y en otro cuadrante separado el de reserva de combustible y los más modernos de check y ABS. Los espejos no pueden ser otros que los clásicos redondos y acabados en cromo que ofrecen una visión bastante digna a pesar de las vibraciones a las que están sometidos.

VIDA A BORDO
1
  • Posicion de manejo
  • Asientos delanteros
  • Asientos traseros
  • Espacio interior
  • Capacidad de baúl