Suzuki Burgman 200

MARCA: Suzuki

MODELO: Burgman 200

Por primera vez y luego de realizar la correspondiente toma de contacto, un producto me pone en una disyuntiva casi existencial, ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? En casos como este, me gustaría consultarles a los ingenieros encargados de materializar un scooter como el que hoy nos ocupa, si diseñan un Burgman o si diseñan un scooter y luego analizan si es merecedor de llevar tan prestigioso nombre. De donde sea que hayan partido, el resultado es un auténtico Burgman, un scooter refinado en su funcionamiento, de una comodidad superlativa e ideal para aquellos usuarios exigentes y que ponderan la calidad nipona.

A favor

Serenidad de marcha

Comodidad para ambos ocupantes

Capacidad de carga

En contra

Iluminación completamente halógena

Tacto esponjoso de freno delantero

Sin freno de estacionamiento

CALIFICACIÓN
1
  • Seguridad
  • Vida a Bordo
  • Performance
  • Manejo
  • Performance
TOTAL

MARCA: Suzuki

MODELO: Burgman 200

Aunque en realidad deriva del Burgman más pequeño, el 125 que se comercializa en el viejo continente, parece más cercano a un GT dadas sus dimensiones y espacio de carga. La comodidad a bordo para ambos ocupantes no da lugar a la crítica, con espacio suficiente para viajar a dúo y que el piloto ni siquiera sienta la presencia del pasajero a sus espaldas. Gran responsable de dicha comodidad es por supuesto su generoso asiento. Es muy amplio en la plaza trasera y esto obligará al pasajero a una maniobra contundente al momento de pasar una pierna sobre él para poder tomar su lugar a bordo. Forrado en cuerina antideslizante con costuras de hilo blanco a la vista, su forma, tamaño y mullido se asemejan más al sillón del living que usamos para ver Netflix que al asiento de una moto.

La comodidad está asegurada y no importa el tiempo que debamos pasar arriba del scooter, el cansancio o la fatiga no es algo que nos producirá conducir este Suzuki urbano. Pero aquí no termina todo lo referente al asiento, ya que mediante su destrabe (en el tambor de arranque) accedemos a un espacio guardaobjetos que más de un maxi-scooter quisiera tener. Dos cascos integrales, los guantes y hasta el equipo de lluvia caben sin problemas. De lo mejor que he visto. Esta gran capacidad de carga se ve complementada con dos gavetas al frente, una superior para objetos menores y de ingeniosa apertura, y otra en el contraescudo de asombrosa capacidad con toma de 12v y cerradura en su tapa. ¿Se necesita más?

Volviendo un poco a lo referente a la habitabilidad, el piloto dispondrá de apoyapiés en dos posiciones mientras que el pasajero descansará sus extremidades inferiores sobre una generosa superficie plana y antideslizante. Las asas van en la misma sintonía que el asiento, generosas en su tamaño, cómodas y de tacto agradable. Otro de los aspectos que lo asemejan a un GT es su protección aerodinámica; incluso de piernas. Aunque no permite regulación, la gran superficie del parabrisas bastará para ofrecer protección del viento y de la lluvia más que suficiente.

Otro dato a tener en cuenta es el amplio abanico de talla de piloto que puede soportar cómodamente el Burgman 200. Sus cotas y espacio semejantes a un scooter de mayor envergadura recibirán sin problemas a los más altos, mientras que sus 735 mm de distancia asiento-suelo les permitirán a los más bajos pisar con ambos pies el asfalto.

VIDA A BORDO
1
  • Posicion de manejo
  • Asientos delanteros
  • Asientos traseros
  • Espacio interior
  • Capacidad de baúl